Meduna di Livenza (Abril 2017)

Meduna di Livenza, la postal eterna.

Cuando era chica, los viajeros enviaban postales de los lugares que visitaban. Y en mi casa siempre estuvo la postal de la iglesia del pueblo de mi papá, Meduna di Livenza. No eran épocas de google, así que en mi cabeza la única imágen de ese pueblito del norte de Italia era la postal. Yo no sabía quién la había enviado. Si sabía que mi hermano mayor la había visitado y había compartido un mes con la familia que allá habia quedado, incluída la nonna Stella, la única nonna que vivía cuando yo nací y a la que tampoco conocí.

Los relatos sobre Meduna en casa siempre circulaban. Se sabe que los italianos, como todas las comunidades que emigran supongo, se relacionan con paisanos y cuentan las mismas anécdotas una y otra vez.  Los años pasaron, mi papá falleció y los recuerdos del pueblo se fueron haciendo cada vez más esporádicos. Mi mamá , también italiana pero de otra región,  pudo viajar a Italia, visitar a sus cuñadas, conocer la casa de su esposo ya fallecido y trajo nuevos aires y fotos, suficientes para alimentar la imaginación un par de años más.

Más años pasaron y ya no hubo fotos ni relatos nuevos. Un buen día junté coraje ( y unos cuantos euros claro está) y fui en busca de la postal. Esta vez sería yo, ya convertida en fotógrafa aficionada, quien iría a tomar la foto.

Lo primero, además de comprar pasajes por Alitalia, era contactar a algún familiar que aún viviera allí vía Facebook. No fué difícil, ya hacía un tiempo tenía entre mis contactos a Lisa, hija de un primo hermano mío , aunque nunca habíamos charlado antes. Le escribí un primer mensaje privado, contándole quien era, cual era nuestro parentezco y cuando pensaba estar por Meduna. Yo sabía de antemano que en la casa de mi papá aún vivía su nonna, así que esperaba no fuera difícil poder visitarla. Y así fué. Varios mensajes después, combinamos alguna fecha probable de encuentro.

Había sacado pasajes con bastante anticipación, por lo que hubo que esperar. Pero finalmente un día llegó el momento. Partimos rumbo a Roma,eterna, bella, única,  de ahí a la magnífica Florencia y la tercer parada sería Venecia. Desde allí comenzaba la visita a Meduna.

Meduna di Livenza es un localidad y comune italiana de la provincia de Treviso, región del Véneto. Como estábamos hospedados en Mestre, frente a Venecia, la mejor forma de acceder era en auto. Así que eso hicimos, tomamos un auto en la rentadora y fuimos recorrer la zona, Treviso, Motta di livenza y finalmente llegamos a Meduna. La familia nos esperaba por la tarde, así que hubo tiempo para recorrer .

Rara sensación la de conocer por fin el lugar donde nació tu papá pero que él ya no esté ni para contarte, ni para mostrarte los lugares que él recorría cuando chico.

Por la tarde por fin  fuimos al encuentro familiar, dos primos , Paolo y Vicenzo con su esposa e hija nos esperaban. Fueron a buscar a la Zia Antonietta, su mamá. Cuánta emoción! Conocer primos que llevan tu sangre, tu apellido y que nunca viste. Borbotones de anécdotas, consultas por familiares de aquí y allá, gente querida que ya no está, hijos e hijos viviendo en distintas regiones. Fotos, comida, recuerdos, vino, risas ,  todo en la misma cena. Porque eso fué todo lo que duró, un día y una cena en Meduna.

Nos despedimos con la esperanza remota de volver a vernos, me traje fotos inéditas de mi papá , besos y más abrazos y nos fuimos por la autopista a Venecia con la misma lluvia torrencial con la que habíamos llegado.

4 respuestas a «Meduna di Livenza (Abril 2017)»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *